Chat, chat, chat: Ponte al día de las últimas apps de mensajería

Normalmente, cuando los padres tenemos alguna duda de smartphone o tecnología, pedimos ayuda a nuestros hijos (pre) adolescentes. Los niños de hoy son definitivamente expertos en estos temas y están mucho más actualizados que nosotros. Lo están en todo, también en aplicaciones. Así pues, para saber cómo se comunican tus niños vas a tener que darle al chat, chat, chat: Ponte al día de las últimas apps de mensajería.

¿Cómo usan los (pre) adolescentes las aplicaciones de mensajería?

Los (pre) adolescentes utilizan las aplicaciones de mensajería para chatear con otros. En principio suelen mandarse memes/chistes, comparten fotos y vídeos, comentan sus cosas y se cuentan secretos. Lo mismo que nosotros hacíamos a su edad pero en modo virtual. Ahora bien, aunque la mayoría de las veces estas dinámicas son inofensivas, también entrañan algunos peligros.

Aplicaciones como Snapchat se comercializan con el enfoque de que sus contenidos desaparecen. Esto significa que si el mensaje lo envías en modo privado se destruye en cuestión de segundos, si lo haces público, sólo está expuesto durante 24 horas. Es el llamado contenido efímero, un reclamo para (pre) adolescentes que se sienten más seguros para enviar fotos y vídeos poco apropiados o sexualmente explícitos a través de estas apps. Sin embargo, la realidad es diferente, aunque en un principio Snapchat alerta al usuario cuando el otro hace una captura de pantalla, lo cierto es que no tiene forma de evitar que el receptor capture y comparta el contenido con otros sin necesidad si quiera de borrarse de la aplicación. De hecho, hace unos meses, el diario El País, en el artículo “Cómo hacer capturas de pantalla en Snapchat sin que se enteren”, informaba de que circula en internet un método para burlar el supuesto sistema de seguridad de la popular app.

Los (pre) adolescentes también pueden ser víctimas de acoso por internet a través de este tipo de aplicaciones. Aunque suele ser más habitual en redes sociales, ya que éstas facilitan el anonimato al agresor, también se han dado casos de ciberbullying a través de Whatsapp. El acoso cibernético puede afectar al rendimiento escolar del niño, e incluso puede provocar depresión o ansiedad. Dado que los (pre) adolescentes tienen acceso al chat las 24 horas del día, pueden sufrir ciberbullying a cualquier hora, y esto hace que las consecuencias sean más graves que sólo la instigación en los pasillos del colegio.

Ponte al dia de las últimas apps de mensajeria-interior

¿Qué aplicaciones de mensajería son más populares entre (pre) adolescentes?

Las tendencias en aplicaciones van a la velocidad del rayo, lo que hoy está de moda, mañana no lo está. Esto hace muy difícil que los padres estemos al día de las apps que nuestros hijos están utilizando. En este sentido, aunque parece que la popularidad de Snapchat está bajando, lo cierto es que sigue siendo una de las aplicaciones más usadas por los niños. ¿Por qué gusta Snapchat e Instagram Stories a los adolescentes? es un tema que ya tratamos en Educo. En ese post os explicamos que su interés reside en que básicamente el modelo de contenido efímero da a nuestros hijos una falsa seguridad, y a esto se une que son aplicaciones que no usan los padres (a diferencia de Facebook o Twitter) y que las ven como divertidas.

Otra aplicación que aún no tiene mucho calado en España pero sí a nivel internacional es Kik. Es gratis y está disponible para Android y para iPhone. Permite a los adolescentes compartir memes, fotos graciosas, novedades del mundo del espectáculo, vídeos, imágenes animadas. Los niños también pueden iniciar una conversación pública con hasta 50 personas usando un hashtag # o crear un grupo privado para chatear. Dado que la app no utiliza números de teléfono si no nombres de usuario, cualquiera puede permanecer en el anonimato, lo que favorece el ciberbullying o los casos de pederastia.

Yik Yak es otra aplicación de mensajería que todo padre debería conocer. Aunque en España no es tan popular como Snapchat o WhatsApp, millones de (pre) adolescentes la utilizan en EEUU. También es gratuita y se puede descargar tanto en iPhone como en Android. Los usuarios de Yik Yak son anónimos, por lo que se sienten más libres para publicar cosas que normalmente no enseñarían. A diferencia de otras app, no funciona con seguidores ni mensajes privados. Yik Yak es una red geosocial, rastrea la ubicación del smartphone de tu hijo y las cosas que publica se las muestra a cualquier persona que esté a su alrededor. Esto puede generar casos de acoso. Hay que tener en cuenta que se pueden mandar mensajes con un máximo de 200 caracteres de forma anónima a usuarios que estén en un radio de 2,4 kilómetros. Por ejemplo, un compañero de clase de tu hijo podría publicar algo negativo sobre él en Yik Yak durante el recreo, este mensaje sería visible para cualquier persona que acceda a la app y esté a poca distancia del colegio. La app ha estado envuelta en varios casos graves de amenazas y ciberbullying.

En WhatsApp, los niños pueden enviar texto, voz, foto y vídeo sin límite. Lamentablemente, WhatsApp no prohíbe el intercambio de contenido violento ni sexualmente explícito, por lo que tus hijos pueden formar parte de conversaciones inapropiadas a través de esta aplicación.

¿Es posible controlar todas las aplicaciones de mensajería?

Aunque Yik Yak, Snapchat, WhatsApp y Kik son las aplicaciones de mensajería más conocidas, seguramente no sean las únicas que usan los niños hoy en día. ¿Abrumado? Si te pasas el día informándote de las aplicaciones más sonadas, tienes que saber que es imposible que estés a la última siempre. Lo que sí puedes hacer es informarte de qué tipo de control parental tienen estas apps, fomentar la conversación y establecer una confianza con tus hijos, enseñarles a ser buenas personas en la era digital y hablarles de cómo protegerse en las redes sociales. La clave, en cualquier caso, no es el control si no el diálogo. También puedes seguir atento a esta sección ¡Actualízate! de Educo para mantenerte lo más informado posible.

¿Sabes si tus hijos usan otras apps de mensajería? ¿Chatean con Yik Yak, Snapchat, WhatsApp o Kik?

Derechos de imágenes: Marco Verch, Yik Yak

Publica tus comentarios