Cada vez más enganchados a los móviles

La cuestión ya no es la tele. La explosión de las no ya tan nuevas tecnologías en los últimos años ha provocado que también los más pequeños estén cada vez más “enganchados” a smartphones, tablets y ordenadores. Y aunque los pediatras no dejan de avisar de que las pantallas no son beneficiosas, sobre todo para niños muy pequeños, las horas que pasan los más peques usando cacharritos electrónicos ha aumentado considerablemente en los últimos seis años.

Así lo asegura una encuesta realizada en EEUU por la organización sin ánimo de lucro Common Sense Media. Así, según esta encuesta, en los últimos seis años el porcentaje de niños menores de ocho años que tienen tablet propia ha pasado de un 1% a un 42 y el tiempo que pasan los escolares jugando con algún aparato electrónico ha pasado de 5 minutos diarios a 48.

La encuesta se ha realizado entre 1500 padres de menores de ocho años a principios de 2017 y añade información importante como que casi la mitad de los niños pasan la hora anterior a acostarse mirando la TV o jugando con algún smartphone o tableta. Este escenario se repite tanto en familias de altos como de bajos ingresos, siendo en estos incluso mayor el tiempo que los niños pasan delante de alguna pantalla.

móviles2

Los expertos afirman que la introducción masiva de tecnologías de la información en los hogares, principalmente en los de bajos ingresos, puede ayudar a disminuir las desigualdades, garantizando el acceso a contenidos interesantes que de otra forma están vetados para una gran parte de la población, pero a su vez advierten que engancharse a los móviles, por muy inteligentes que sean, puede aumentar el riesgo de sufrir algunos otros problemas, por ejemplo los relacionados con el sedentarismo y la obesidad y también los derivados del mal uso de estas tecnologías, de una disminución de la interacción social en persona y otros temas como el ciberacoso o el grooming.

Educar a nuestros hijos en el uso de las redes es imprescindible cada vez desde edades más tempranas y los teléfonos móviles y tablets, si se utilizan bien, pueden incluso servir para que nuestros niños aprendan mucho, incluso a autogestionar sus horarios. Como en todo, la cuestión no es tanto prohibir como acompañar, para lo cual tampoco está de más que nosotros mismos seamos capaces de usar las redes de forma útil y saludable.

Derechos de fotografía: Jason Lander, kittyelvis

Publica tus comentarios