Buenos hábitos para evitar enfermedades

¿Sabías que los buenos hábitos higiénicos y alimenticios pueden protegeros a ti y a tus hijos de muchas enfermedades? Como lees, y no nos referimos solamente a la famosa (y odiada) gripe estacionaria.

Enfermedades como la gripe o la gastroenteritis pueden prevenirse siguiendo unos sencillos pasos de higiene personal, pero también es posible minimizar la posibilidad de aparición de otras enfermedades más graves como la diabetes, el colesterol alto o la enfermedad coronaria a través de la inclusión de ciertos hábitos desde la infancia.

¿Descubrimos qué buenos hábitos debemos inculcarles a nuestros hijos para protegerles de las enfermedades?

Buenos hábitos contra enfermedades estacionales

La gripe o influenza ataca cada año a más de 90 personas de cada 100.000 habitantes en España, según datos publicados en 20 Minutos en 2014, aunque no hay datos concretos sobre la gastroenteritis en nuestro país, se estima que aquella provocada por Rotavirus afecta a 22 de cada 1000 menores de 4 años anualmente.

Ahora bien, como ya te comentamos en la introducción, es posible minimizar la posibilidad de contagio de las enfermedades estacionales siguiendo unos simples pasos de alimentación saludable e higiene personal.

Cómo proteger a los niños de la gripe y la gastroenteritis

Los principales pilares para protegerse de enfermedades son la higiene personal y del hogar y la alimentación. Veamos uno a uno los pasos a seguir:

Higiene personal y del hogar

Cómo prevenir enfermedades

Inculcar buenos hábitos higiénicos a los niños es fundamental para minimizar el riesgo de contagio de enfermedades estacionales. Para ello, debes enseñar a tus hijos a:

  1. lavarse las manos de manera frecuente, es decir no sólo antes de comer sino después de jugar, ir al baño o pintar.
  2. cubrir su boca y nariz al estornudar o toser, preferentemente con el antebrazo para evitar que las partículas transmisoras de la enfermedad se asienten en las manos y desde allí pasen a cualquier objeto que toquen.
  3. evitar compartir vasos, botellas y utensilios.

Además, debes tomar las siguientes precauciones en lo que respecta al cuidado del hogar:

  1. evitar la contaminación cruzada de alimentos (haz clic sobre el enlace para encontrar más información al respecto).
  2. limpiar a conciencia encimeras de cocina, el baño y todo elemento que pueda almacenar bacterias.
  3. tener cuidado con la cadena de frío de los alimentos.
  4. limpiar y cocinar bien los alimentos.
  5. ventilar diariamente el hogar.

Alimentación saludable para prevenir enfermedades

Alimentación equilibrada para prevenir enfermedades

¿Sabías que una alimentación equilibrada y saludable mantiene las defensas altas, dificultando a los virus y bacterias ingresar al organismo? Por eso, desde Educo, te invitamos a leer nuestros artículos sobre alimentación sana. Recuerda que comer equilibrado hace bien

Brevemente, te recordamos que tanto tú como tus hijos deben:

  1. ingerir diariamente entre 4 y 5 porciones de verduras y frutas naturales, debido a su gran aporte de nutrientes esenciales.
  2. mantenerse bien hidratados. Merece la pena destacar que la bebida de preferencia debe ser el agua, evitando bebidas endulzadas.
  3. realizar ejercicio de manera habitual, al menos media hora al día. En su momento, hablamos de esta temática en el post: Pirámide alimentaria infantil. Echa un vistazo.
  4. aumentar el consumo de cítricos. Gracias a su gran aporte de vitamina C, los cítricos ayudan a nuestro organismo a generar defensas.

Prevenir enfermedades graves

Algunos estudios sugieren que una alimentación sana y equilibrada ayudaría a prevenir algunas enfermedades de gravedad como el cancer, la arterioesclerosis, el colesterol y los triglicéridos altos, la artritis o la diabetes (Más información: Facua).

Como dice el dicho popular: “mejor prevenir que curar”. Por eso, en Educo hemos hecho un breve resumen de aquellos cambios en la alimentación que ayudan a prevenir estas enfermedades:

  • sustituir las grasas saturadas por grasas insaturadas, por ejemplo cambiando el consumo de carnes rojas por pescado azul.
  • aumentar el consumo de frutas y verduras.
  • incorporar los aceites de pescado y el aceite de oliva a la dieta familiar ya que podrian reducir el riesgo de padecer cancer.
  • elegir los cereales integrales por sobre los procesados. debido a su alto contenido de carbohidratos y fibras que ayudan a prevenir la diabetes.

Como puedes ver, prevenir las enfermedades es posible realizando algunos leves cambios en nuestros hábitos. Enseña a tus hijos a comer saludable y a cuidar su higiene y la del hogar, de esta manera les estarás protegiendo contra las enfermedades…

Derechos de las imágenes: USDA, Aikawa Ke, Jessica Lucia

Publica tus comentarios