Beneficios de jugar a videojuegos con tus hijos

Los padres que juegan a videojuegos con sus hijos pueden llegar a comprender mejor cómo estos influyen a los niños. Así lo determina un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Oxford y la Universidad de Cardiff publicado en PeerJ. ¿Te has planteado alguna vez sentarte con los niños y encender la consola? Quizás sea hora de que lo vayas haciendo…

Cuántas veces has oído a un padre o madre decir: “Yo a mis hijos no les dejo jugar a videojuegos porque son malos para los niños”. Quizás tú seas de esa opinión… Pues bien, los efectos que provocan los videojuegos en los niños sigue siendo un tema controvertido. Como todo en esta vida, hay quien se posiciona a favor y quien se posiciona en contra. Lo cierto es que las investigaciones no han llegado a una conclusión definitiva de una completa correlación entre violencia y videojuegos, que suele ser el principal punto en el que suele centrarse el debate.

Para que te hagas una idea, un informe del grupo de trabajo de la Asociación Americana de Psicología afirmaba en 2015 que sí existe relación entre videojuegos violentos y niños agresivos. El mismo año, otro estudio realizado a 200 niños, socavaba esta afirmación, no encontrando asociación entre violencia y este tipo de entretenimiento audiovisual. Aún así, de vez en cuando salta la alarma en cuanto a este tema y surgen nuevas investigaciones que aseguran, por ejemplo, que los videojuegos también pueden afectar a la salud mental de los niños y provocar problemas de depresión y conducta. Ahora bien, lo que sí es cierto es que aún no hay nada claro.

¿Deberían los padres jugar a videojuegos con niños?

Poniendo el foco de nuevo en el estudio de la Universidad de Oxford y la Universidad de Cardiff, cabe destacar que éste se basó en tres ensayos diseñados para evaluar las actitudes hacia los videojuegos. El primero encuestó a 959 hombres y 1,019 mujeres acerca de su opinión y experiencia con videojuegos. El resultado fue que la mayoría de quienes tenían un actitud positiva hacia estos eran las personas que jugaban con mayor frecuencia.

El segundo ensayo evaluó a 483 hombres y 517 mujeres sobre su opinión, pero incluyendo alguna creencia o afirmación inexacta sobre videojuegos, como la suposición de que son los causantes de masacres en masa en colegios. El estudio determinó que las personas de mayor edad, o aquellas que prácticamente no habían jugado, eran las más propensas a emitir opiniones negativas hacia los videojuegos y creerse afirmaciones inexactas sobre ellos. Muchos además consideraban necesario hacer una ley para restringir el acceso a este tipo de contenido.

Un tercer y último estudio se centró en 929 hombres y 987 mujeres evaluando su experiencia con videojuegos, pero sumando la implicación en estos como padres. Los investigadores preguntaron a los encuestados si jugaban videojuegos con sus hijos y cómo creían que los videojuegos podían afectar a los niños.

Los padres que jugaban a videojuegos con sus hijos eran más propensos a tener una visión matizada de este tipo de ocio, y citaron tanto beneficios como inconvenientes. Las mujeres, por su parte, revelaron tener menos experiencia con la consola y el PC, y eran más partidarias de manifestar los efectos negativos que tienen los videojuegos en los niños. En general, los padres que jugaban con regularidad junto a sus hijos eran tres veces más propensos a tener una opinión más precisa de lo que pueden aportar a los niños.

Dicho lo cual, los autores del estudio concluyeron que sus resultados apuntan a cómo una poca experiencia jugando, contribuye a sesgar las percepciones que tenemos los padres de los videojuegos.

Beneficios de jugar a videojuegos con tus hijos-interior

¿Por qué deberías jugar a videojuegos con tus hijos?

Visto el estudio, es hora de librarnos de ciertos prejuicios y ver los beneficios que tiene jugar a videojuegos con nuestros hijos. Así lo hizo Jordan Shapiro, padre y periodista. En este artículo publicado en Forbes revela cómo se dio cuenta de lo poco que sabía de videojuegos antes de comprar una consola a sus hijos y empezar a jugar juntos a Mario Kart, Rayman Origins y Super Smash Brothers.

Su experiencia le llevó a darse cuenta de que jugar a videojuegos con sus niños hacía que se integrase más en su mundo, en lo que a ellos les gustaba. Los niños sentían que les dedicaba tiempo y generaban un mejor vínculo paterno filial. También descubrió que es un fantástico modo de formar equipo, de cooperar: tenían que trabajar codo con codo para alcanzar objetivos y superar retos que les planteaba el juego. Por no hablar de que compartían sus expectativas: “¿Qué desafíos habrá en el siguiente nivel?”, se preguntaban.

Además, como padre, podía utilizar situaciones del juego como metáfora para motivar a sus hijos en la vida real: “¿Te acuerdas cuando no podías marcar el gol en el juego, seguiste intentándolo y lo conseguiste? Así sucederá en el partido de mañana…”.

Tan buena impresión le causó esta experiencia que Jordan llegó a escribir el libro FREEPLAY: A Video Game Guide To Maximum Euphoric Bliss con el objetivo de que otros padres y madres se apuntaran a derribar por sí mismos los mitos que giran entorno a este mundo. Además, en el artículo de Forbes también comparte la opinión de los investigadores de la Universidad de Arizona y de Elizabeth Hayes, profesora en el ASU’s Mary Lou Fulton Teachers College, que dice lo siguiente: “Los padres pierden una gran oportunidad cuando deciden no jugar a videojuegos con sus hijos, no entienden que muchos videojuegos están destinados a ser compartidos y pueden enseñar a los niños sobre ciencia, alfabetización y resolución de problemas. Jugar con sus hijos les brinda innumerables oportunidades de incluir su propio “momento de enseñanza”.

Algunas recomendaciones sobre niños y videojuegos

La Academia Americana de Pediatría (AAP) recomienda que los niños menores de 2 años no pasen tiempo frente a la pantalla de la televisión, el ordenador y las tablets. Para los niños mayores, la organización no propone un límite tan estricto. Sin embargo, sí sugiere que los padres participen, que evalúen el contenido de los medios que sus hijos consumen (incluidos los videojuegos), y que establezcan límites a lo niños para evitar que la tecnología interfiera en otras actividades. La AAP también señala la importancia de realizar planes al aire libre, ir a espectáculos, al teatro, a talleres, y fomentarles el gusto por la lectura, así como establecer en casa “zonas libres de pantallas”.

¿Juegas a videojuegos con tus habitualmente? ¿Conocías los beneficios de jugar juntos?

Derechos de imagen: Rob Briscoe, Games for Change

 

Publica tus comentarios