Aprender en lengua aimara

Los aimaras conforman un pueblo precolombino que habita desde hace siglos la meseta andina, en la región del lago Titicaca, en territorios que hoy forman parte mayoritariamente de Bolivia, aunque también del sur de Perú y el norte de Chile. Su lengua y su riqueza cultural, como ha ocurrido con otras comunidades indígenas, ha estado históricamente marginada.

En Bolivia, esta situación empezó a cambiar con la Ley de Educación de 2010, que significó un antes y un después en el reconocimiento de los derechos de los pueblos precolombinos y, entre otras medidas, estableció la enseñanza en lenguas autóctonas. Sin embargo, la falta de preparación de los docentes, la carencia de libros y materiales en estas lenguas y la poca implicación de las comunidades y de las autoridades educativas locales restó eficacia a su aplicación.

En este contexto, Educo y la Fundación Machaqa Amawta llevan a cabo un proyecto para apoyar la implantación de este modelo de enseñanza intercultural bilingüe (español-aimara) en los municipios de Jesús de Machaca y San Andrés de Machaca, en la provincia de Ingavi (en el Departamento de La Paz). El nuevo modelo educativo, además, incorpora la equidad de género como un valor clave para luchar contra la discriminación que tradicionalmente ha existido hacia las niñas y mujeres en la sociedad.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Recuperación de saberes ancestrales

Una de las estrategias pasa por adaptar los planes de estudios de las escuelas a la realidad socio-cultural del pueblo aimara, lo que incluye la recuperación de conocimientos ancestrales, vinculados muchos de ellos al respeto a la tierra y al aprovechamiento sostenible de los recursos naturales. Con ello se refuerza la identidad cultural de esta comunidad indígena y se aumenta su autoestima, sometida a siglos de marginación.

Además de adaptar el currículo, se editan materiales didácticos en aimara –lo que implica un esfuerzo de investigación dada la ausencia de tradición escrita en esta lengua– y se forma a los maestros para que puedan impartir enseñanza en esta lengua y sepan transmitir a los alumnos la necesidad de erradicar la discriminación de género.

Durante este mes de junio, Educo ha equipado las 24 escuelas rurales de la zona con ordenadores, que incorporan un software específico bilingüe para potenciar el aprendizaje de los escolares y familiarizarlos en el uso de las nuevas tecnologías.

El proyecto hace también hincapié en la implicación de las comunidades para reforzar su participación en este modelo educativo y que lo sientan como propio. La intervención da continuidad al trabajo desarrollado en años anteriores y pretende contribuir a establecer un modelo de referencia para otros pueblos indígenas de América Latina.

El proyecto cuenta con el apoyo económico de la Agencia Catalana de Cooperación al Desarrollo (ACCD)

(Fotos: V. Luengo / ESF)

 

Publica tus comentarios