A los niños sí les gustan las verduras

María vive con su familia en la Laguna Seca, en el municipio de Chiché, en Guatemala. Con mimo y esfuerzo cuida de su huerto, del que obtiene alimentos saludables para todos, sobre todo para sus cuatro hijos, tres niñas y un niño. Ha aprendido cómo aprovechar al máximo las lechugas, acelgas, rábanos, cebollas y hierba mora que obtiene de su pequeña parcela y cómo almacenarlo todo para su conservación.

La mayor parte de los problemas de aprendizaje que sufren los niños y las niñas de la zona es por la falta de alimentos o por mala alimentación, ya que muchos llegan a la escuela sin haber desayunado, están desnutridos, con bajo peso, y esto les afecta en su capacidad de concentración en clase. Su familia es determinante para combatir este problema.

Gracias a esta formación en buenas prácticas alimentarias 225 familias indígenas y campesinas ya consumen vegetales saludables, tienen acceso a agua purificada, viven en un hogar saludable y producen de acuerdo a su cultura y costumbres. Además, utilizan abonos orgánicos y semillas de hortalizas nativas y elaboran sus propios insecticidas naturales.

Publica tus comentarios