5 errores que cometemos los padres

Resulta prácticamente inconcebible que, a pesar de la importancia que tiene educar bien y las consecuencias que tiene no hacerlo, no existan escuelas ni universidades que nos preparen para este trabajo. El de educar, el más difícil del mundo. La gran mayoría de padres se defienden imitando lo que recuerdan que funcionó de su propia educación y contrastando opiniones con otros padres. Pero eso no es suficiente. Una de nuestras misiones aquí, en Cuaderno de Valores, es precisamente ayudarte a hacer y entender ese trabajo y disfrutar del proceso. Hoy, te hablamos sobre las meteduras de pata que cometen muchos padres y cómo solucionarlo.

Sin duda, la mayoría de nuestros padres estaban en lo cierto en cuanto a inculcarnos valores y enseñanzas pero como no existe una escuela o universidad para aprender a educar, también ellos se equivocaron. No tenían la información que existe hoy ni tampoco acceso a los estudios psicológicos, científicos o educativos que abundan en la red del siglo XXI. Sin embargo, hoy en día muy pocos padres se preocupan en leer el material disponible y siguen metiendo la pata. Aquí te desvelamos los 5 errores más comunes para que puedas evitarlos.

De la lista que ha recopilado esta publicación, nos quedamos con dos: Vivir a través de nuestros hijos y tratar de ser el mejor amigo de nuestro hijo.

Error número 1. Vivir a través de nuestros hijos. Como bien apunta el Huffington Post, los padres que “nos implicamos demasiado en las vidas de nuestros hijos, nos resulta más complicado ver dónde acaban ellos y dónde empezamos nosotros.” Si, nuestros hijos son una extensión de nosotros pero no nuestra “segunda oportunidad”. Se trata de ayudarles a encontrar su propio camino y carácter, y aprender a detectar sus intereses, pasiones y hobbies para darles las herramientas que necesitan para desarrollarse. No les presiones. Déjales explorar, expresarse y jugar para descubrir quienes son.

Error número 2. Tratar de ser el mejor amigo de nuestro hijo. Tienes que decidir: o eres su amigo o eres su padre. Antes de contestar, recuerda que si optas por ser su amigo, le estarás haciendo un flaco favor. Uno de nuestros miedos como padres es que nos dejen de querer y este miedo puede llegar a nublar nuestra visión de lo que es bueno para nuestros hijos. “Tratar de ser el mejor amigo de tu hijo sólo puede llevar a una permisividad excesiva, y a que tomes decisiones desesperadas por temor a no contar con su aprobación. Esto no es amor, sino necesidad,” explica el artículo mencionado arriba.

Si quieres hacer bien el rol de padre, acepta que tus hijos se van a enfadar y mucho y que no les va a gustar todas las decisiones que tomes ni las van a entender cuando corresponde. Aprovecha ahora y no dejes de leer las cinco cosas peligrosas que debes dejarles hacer.

nohacer2

Error número 3. Ser un mal ejemplo. Hay padres que dicen una cosa y luego hacen otra. De hecho, todos pecamos de esto en algún momento. Pero las consecuencias que hay cuando se hace delante de los niños, tienen mucho peligro. Para empezar, no sabrán diferenciar entre lo que está bien de lo que está mal y les estaremos dando vía libre para hacer lo mismo: decirnos una cosa y luego hacer otra. Lo mejor que podemos hacer es predicar con el ejemplo. Si queremos que sean respetuosos, puntuales, generosos, estudiosos, responsables…. Tenemos que ser el modelo a seguir. No dejes de leer aquí para saber cómo predicar con el ejemplo.

Error número 4. El uso indiscriminado del chantaje. “Si te comes la verdura, te daré tarta de chocolate de postre. Si no haces los deberes, se lo diré a tu padre. Si te portas bien, te compro el videojuego.” Puede que de vez en cuando, te funcione, pero el uso indiscriminado del chantaje que hacen muchos padres, no es una forma de educar. De esto te hablamos en nuestro post, titulado “Se lo voy a decir a tu padre”. Si no has tenido la oportunidad de leerlo, te animamos a hacerlo ahora.

Error número 5. Preocuparse o protegerles demasiado. En lugar de preocuparse, hay que ocuparse. Si tenemos miedo a que se pierdan, habría que enseñarles cómo orientarse y cómo pedir ayuda. Si nos da miedo a que se caigan, habrá que enseñarles cómo hacerlo sin sufrir demasiado o hacerles entender las consecuencias que tiene caerse. Y así es como debemos educarles. Ocupándonos de su bienestar y enseñándoles a ser personas independientes, capaces de tomar buenas decisiones.

¿Quieres saber cuáles son las 7 claves para criar niños más independientes? Aquí te lo contamos.

¿Qué otros errores cometemos los padres? No dejes de compartir tus ideas y opiniones.

Derechos de imágenes: Highways Englandwetwebwork

Publica tus comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.