4 buenas ideas para que los niños coman pescado

El pescado y las verduras son los dos grandes caballos de batalla de los padres, ¿verdad? La mayoría de los niños se resiste a comer ambos alimentos, generando una batalla campal que tiene lugar todos los días de la semana. Un pulso entre padres e hijos para ver quién tiene más resistencia, si los niños negándose a comer o los padres convenciéndolos de lo contrario.

Todos sabemos que el pescado es de vital importancia en la dieta de toda la familia. Su aporte de ácido Omega 3 y vitaminas lo convierten en un alimento que no puede faltar en la alimentación infantil. Entonces, ¿cómo podemos lograr que los niños coman pescado?

Hoy os proponemos 4 buenas ideas para que los niños coman pescado y se beneficien de su aporte nutricional pescado. ¿Os apuntáis?

El pescado, fundamental en la alimentación infantil

Si bien en su momento hemos visto que la base de la pirámide alimentaria infantil está formada por cereales como la pasta, arroz y pan; seguido de cerca por las frutas y verduras, el pescado también ocupa un lugar de importancia en la dieta de los niños. ¿Por qué? Porque el pescado aporta ácidos grasos Omega 3, una sustancia muy importante en el desarrollo neurológico y ocular de los pequeños y que además, ayuda a  mejorar el funcionamiento del corazón y a controlar la presión arterial. Si enseñáis a vuestros hijos a comer pescado, les estáis ayudando a desarrollar correctamente sus ojos y su sistema nervioso y de esta manera, al crecer, recibirán el aporte necesario de Omega 3 y tendrán una protección extra contra la hipertensión y los infartos.

Además, el pescado cuenta con otros nutrientes vitales como las proteínas, las vitaminas A, D y E, el potasio, fósforo, yodo y zinc. Incluso algunas especies más pequeñas incluyen entre sus nutrientes el calcio… ¡y todo con un aporte muy moderado de calorías!

¿Por qué los niños se niegan a comer pescado?

Las causas pueden variar de un niño a otro pero, dejando de lado la clásica inapetencia infantil en verano que nada tiene que ver con un rechazo a un alimento en específico, las principales causas de la negativa de los niños a comer pescado se deben a:

  • Su sabor. Motivo que nos llevan a escoger los pescados de sabor más suave, como por ejemplo la merluza. A la hora de comprar pescado, optad por el pescado fresco o congelado, evitando aquellos en salazón, ahumados, en conserva o desecados debido a su alto contenido de sodio. Y por supuesto, no sirváis pescado crudo a los niños, como el sushi, por el riesgo a la transmisión del Anisakis y su dificultad para ser digerido.
  • Su textura. Variando su preparación podemos lograr que los pequeños coman más pescado.
  • Su olor. El fuerte aroma del pescado puede ser un impedimento para algunos niños sensibles a los olores. Para esto, nada mejor que cocinarlo macerado o con salsas que disimulen su aroma.
  • Sus espinas. Siempre conviene ofrecer a los niños pescado sin espinas. Es una simple cuestión de supervivencia, a nadie le gusta encontrar espinas que pueden generar un atragantamiento. Escoged entonces pescados en filetes, en lugar de en rodajas, y antes de cocinarlos comprobad con la yema de vuestros dedos que no tengan espinas tocando a lo largo y ancho del filete.
  • El gusto personal. No a todos nos gustan las mismas cosas, e incluso podemos cansarnos de comer siempre el mismo plato aunque nos guste. En la variedad está la clave. Probad nuevos platos hasta encontrar la manera que más le guste a los peques de la casa.

4 ideas para que los niños coman pescado

En base a las causas de la negativa de los niños a comer pescado que hemos visto anteriormente, os presentamos algunas ideas para lograr que los más pequeños de la familia coman pescado, un alimento esencial en su dieta:

recetas-pescado
  • Variar la cocción del pescado. Si habéis preparado pescado a la plancha y no os ha dado resultado, ¿por qué no probar con otras recetas? Algunos niños prefieren la suave textura de un pescado cocinado al papillote, mientras que otros lo prefieren asado. Eso sí, seguramente ninguno podrá resistirse a los nuggets de pescado al horno o a una hamburguesa de pescado, ¡dos ideas que no tienen pérdida!
  • Camuflar el pescado dentro de platos que a los niños les gusten. ¿A los niños les gustan las pastas? ¿Y qué tal una pizza de pescado? Es tan apetitosa que los peques no podrán resistirse a ella. Las opciones son múltiples, dejad volar vuestra imaginación. Podéis preparar unas albóndigas de pescado hasta unas empanadillas de bonito e incluso, ¡una tortilla con pescado!
recetas-divertidas-pescado
  • Jugar con la presentación de los platos. A los niños, al igual que a nosotros, la comida nos entra por los ojos. ¡Aprovechad esta situación! Con un poco de creatividad podéis preparar platos que despierten la curiosidad de los más pequeños de la familia, como estos muffins de salmón que nos proponen en Pequerecetas o el clásico pastel de pescado de siempre ¡pero decorado con unas caras súper simpáticas como las de la imagen!
  • Cocinar con los niños. Motivad a vuestros hijos a cocinar con vosotros. De esta manera los involucraréis en la preparación de los platos, incitándolos a probar lo que ellos han hecho con sus propias manos. ¡No hay nada más divertido que comer lo que uno mismo ha preparado! Y si podéis, llevadlos con vosotros a hacer las compras y dejar que os ayuden a escoger los pescados y los ingredientes para la receta, ¡mejor aún! Cuanto más partícipes sean del paso a paso, más ganas tendrán de probar la comida.

Lograr que los niños coman pescado no es tarea sencilla pero, con un poco de imaginación y creatividad, seguro que lográis que vuestros hijos prueben los platos y descubran el gusto por el pescado. Al fin y al cabo, aprenden por imitación y si nos ven comerlo a nosotros, ¡seguramente ellos también deseen hacerlo!

Derechos de las imágenes: PhotlPequerecetas, Cookbookman, Pequerecetas, Good to know recipes.

Publica tus comentarios