14 errores comunes en la alimentación infantil

Comer bien es esencial para crecer sano y fuerte pero… ¿a qué nos referimos con comer bien? Sencillamente a llevar a una dieta equilibrada y saludable, donde los peques coman de todo en su justa medida. Lamentablemente, como padres, pecamos permitiendo a nuestros hijos alimentarse de manera no del todo correcta ¡sin casi darnos cuenta!

Hoy en Educo hablamos sobre los principales problemas alimentarios infantiles. ¿Quieres conocer cuáles son los errores de alimentación infantil más comunes en España? Acompáñanos…

Errores comunes en la alimentación infantil

Si bien es cierto que en los últimos 10 años hemos avanzado mucho en la concientización referente a la alimentación saludable y equilibrada, aún cometemos algunos errores por desconocimiento. Por eso, queremos compartirlos contigo. Probablemente en tu casa tus peques (e incluso tú) cometan alguno de estos errores, no te preocupes: luego te daremos ideas para solucionar las diferentes problemáticas.

Consejos para alimentar saludablemente a los niños

1.Exceso de consumo de lácteos

Seguramente estés pensando: ¿Pero cómo, los lácteos no son buenos? Claro que sí, pero como todo ¡en su justa medida! Algunos niños consumen más lácteos (leche, yogures, quesos) de los que su cuerpo necesita (alrededor de 3 raciones diarias). Este exceso puede generar inapetencia, problemas de absorción de hierro y estreñimiento, además de una excesiva ingesta de grasa animal y sus correspondientes grasas saturadas.

2.Sustituir la fruta por zumos envasados

El zumo envasado suele gustar a los peques por su sabor dulce y, seamos sinceros, es mucho más sencillo para nosotros servir el zumo que exprimir naranjas. Pero ¿sabías que estos zumos no aportan la misma cantidad de fibra y vitaminas que una pieza de fruta?  Además, estas bebidas azucaradas no suelen saciar la sed, sino invitar a consumir cada vez más.

3.Abuso de cereales de desayuno

Los cereales de desayuno azucarados y listos para consumir pueden tomarse de manera esporádica. Sin embargo, su consumo diario no es recomendable debido a su gran aporte calórico (muchos de ellos incorporan chocolate o miel para ser más apetecibles al paladar infantil).

4.Consumo de bollería industrial y pan de molde

Claro que los niños pueden comer bollería y pan de molde, aunque como con todo, su consumo debe ser monitoreado. Estos alimentos suelen incluir bastantes azúcares y además, al ser blandos suelen evitar el esfuerzo de masticación que tan necesario es para el desarrollo de dientes, encías y músculos faciales.

5.Opciones abiertas

¿Qué quieres comer? es una pregunta que los papás repetimos día sí, día también. Nuestra responsabilidad como padres es realizar un menú infantil equilibrado y por ende, no deberíamos responder siempre a los deseos infantiles que suelen decantarse por comidas que ya conocen y, muchas veces, por las versiones menos saludables de cada alimento (fritos versus comida al horno, por ejemplo).

6.Abuso de carnes rojas

Peques y adultos consumimos en la actualidad demasiada carne roja, embutidos y salchichas, ingiriendo así un exceso de grasas saturadas. ¿Y si nos decantamos mejor por las carnes blancas o el pescado?

7.Demasiadas patatas

¿Sabías que las patatas no son verduras? Muchos de nosotros consideramos que al menos los peques comen algo de verdura al comer patatas pero esto no es así. Las patatas son hortalizas y si bien aportan una gran cantidad de vitaminas y minerales, como potasio, magnesio, fósforo y vitamina C, entre otros, solemos consumirlas fritas aumentando así su nivel calórico.

Consejos para luchar contra los errores de alimentación infantil

8.Refrescos, siempre presentes en la mesa

Los refrescos suelen estar siempre presentes en la mesa familiar y ¡es un grave error! Su alto contenido de azúcar gusta al paladar infantil y por ende, los niños llenan su estómago con refresco en lugar de con comida. Además, su aporte nutricional es muy bajo.

9.Exceso de consumo de dulces

La crema de avellanas, la bollería con chocolate, las gominolas, la leche con chocolate… En el desayuno y la merienda proliferan las opciones con alta cantidad de azúcares y calorías, en detrimento de opciones nutricionalmente más completas como los panes integrales y las frutas.

10.Grasas en la alimentación infantil

Las grasas saturadas ocupan un lugar de preferencia en muchas casas, ¿lo has pensado alguna vez? Mantequillas, margarinas, embutidos, patés, quesos grasos… Nuestro cuerpo necesita grasa pero ¡grasa de calidad!

11.Prohibir alimentos

Si perteneces a la corriente de alimentación sana, es probable que intentes evitar que tus hijos coman dulces. De hecho, probablemente ni los tengas en casa. El problema de esta situación es que en cualquier cumpleaños lo más probable es que los niños enloquezcan al probar las diferentes golosinas. Monitorea lo que comen tus hijos, pero sin prohibir alimentos.

12.Solicitar que coman todo

Servir un enorme plato y pedir a los niños que no dejen nada es un error bastante habitual. ¡No lo cometas!

13.Vegetales poco atractivos

Todos queremos que los peques coman verduras pero luego les servimos los vegetales hervidos y de manera poco atractiva. ¿Y si jugamos un poco en la cocina?

14.Siempre los mismos platos

Algunos padres deciden cocinar siempre los mismos platos para así asegurarse de que sus hijos comen.

Seguramente has detectado que en casa cometéis algún que otro error. ¡No entres en pánico! Resolverlos no es tan difícil como parece.

14 consejos para prevenir los errores en la alimentación infantil

Enseñar a los niños a comer bien

El primer paso para evitar estas problemáticas en la alimentación de nuestros peques es tomar conciencia de dónde nos estamos equivocando. Si leyendo nuestro listado has podido detectar algunos pequeños errores, ¡ya has dado el primer paso para solucionarlos! Veamos ahora algunas ideas:

  • Utiliza para cocinar de preferencia grasas “buenas” como el aceite de oliva virgen extra, aceite de girasol, coco o colza.
  • En la mesa no debe faltar el agua: el agua debe ser la bebida “reina en el hogar”. No decimos que niegues los refrescos, pero te aconsejamos que su consumo sea esporádico y moderado.
  • Cocina con los peques cuando quieras comer bollería: las tartas y la bollería casera, sobre todo en variedades integrales, es mucho más saludable que la bollería industrial. Puedes incluso preparar tartas sin azúcar refinado, si así lo deseas.
  • Las frutas deben ser el postre de preferencia.
  • El zumo de frutas ¡mejor exprimido y sin agregar azúcar!
  • Elige cereales integrales al natural y endulzalos acompañándolos de uvas pasas o dátiles y/o yogur.
  • Prepara un menú semanal: de esta manera podrás organizar mejor tu compra, ahorrar y brindarle a tu familia una alimentación equilibrada.
  • Elige las carnes blancas y el pescado, por sobre las carnes rojas.
  • Cocina platos atractivos para los niños: juega con las verduras, hay muchas recetas que llevan verdura y gustan a los niños.
  • Porciones adecuadas en el plato: es preferible servir una pequeña porción en el plato y permitir que el niño repita si necesita más alimento, que servir una gran porción y esperar que limpie el plato.
  • Come de todo ¡en su justa medida!: la clave no está en prohibir alimentos sino en comer de todo un poco, sin sobrepasarse.
  • Enseña a tus hijos a alimentarse saludablemente: la alimentación equilibrada es también parte del aprendizaje. Infórmate tú para poder enseñarle a tus hijos de pequeños qué comer y cómo.
  • Consume patatas pero varía su cocción, no las prepares siempre fritas. ¿Y si las preparas hervidas y las acompañas con vegetales?
  • Elige pastas, arroces y cereales en sus variedades integrales.

¿Has podido detectar si cometes algún error en la alimentación de tus peques y cómo solucionarlo?

Derechos de las imágenes: nensuria/Freepik, bearfotos/Freepik, Freepik, Peoplecreations/Freepik

Publica tus comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.