12 de junio: día internacional contra el trabajo infantil

¿Sabías que hoy día millones de niños en el mundo —muchos apenas han cumplido los seis años de edad—, trabajan (muchas veces sin remuneración) y se encuentran aislados de sus familias? Estos menores de edad además son vulnerables a la explotación y al abuso ya que sus vidas transcurren ocultas a la mirada de la sociedad. Con el propósito de dar a conocer el alcance de esta realidad inaceptable y promover iniciativas para resolverlo, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) declaró el 12 de junio como Día Internacional contra el Trabajo Infantil.

Juntos podemos. Con la participación de los gobiernos, las empresas, los sindicatos, la sociedad civil, y todos y cada uno de nosotros podemos aprovechar este día para concienciar a los demás, incluyendo nuestros propios hijos. No solo para que sepan lo que ocurre sino para que aprendan a apreciar más lo que tienen.

Este año, en el Día mundial contra el trabajo infantil se hace un llamamiento a favor de una educación de calidad, gratuita y obligatoria para todos los niños hasta por lo menos la edad mínima de admisión al empleo. También se piden nuevos esfuerzos para asegurar que las políticas nacionales sobre trabajo infantil y educación sean coherentes y eficaces.

12junio1

Tal y como declara Guy Ryder, Director General de la Organización Internacional del Trabajo, “ha habido progresos, y estos progresos deberían alentarnos a renovar nuestro compromiso con miras a poner fin al trabajo infantil.  Crear nexos que existen entre la educación y el trabajo infantil resulta fundamental para poner en marcha estrategias efectivas que logren romper el ciclo de la pobreza, factor básico —si no único— en la generación del trabajo infantil”.

La educación es fundamental. Sin ella, aumentan las probabilidades de que quienes trabajaron de niños no consigan más que empleos mal remunerados e inseguros en su vida adulta. Y eso es si tienen suerte. Los demás sufrirán el desempleo, la pobreza y la creación de un ciclo vicioso en el que sus hijos comparten el mismo destino.

Pero en un mundo azotado por crisis económicas y conflictos, ir a la escuela resulta muchas veces un acto heroico. En las zonas de conflicto, por ejemplo, apenas quedan escuelas y los maestros y alumnos son víctimas de violencia y secuestros. Muchas de las familias que consiguen huir de estos conflictos e inseguridad acaban enfrentadas a trabajos precarios y sus hijos a la explotación infantil.

Un buen tema de conversación para hoy sería hablar con tus hijos sobre la joven Malala Yousafzai, Premio Nobel de la Paz en 2014. Ella representa el derecho de todos los niños y niñas a la educación. Sería interesante ver juntos su biografía y entrevistas en Internet y hablar sobre algunos de los valores de esta joven como su valentía, perseverancia y visión.

Quizás en la escuela o colegio de tus hijos, se hable de este tema e incluso se preparen presentaciones o charlas sobre la explotación infantil. Pero sino, aquí va una serie de preguntas a debatir en casa.

  • ¿Qué trabajos creen que hacen millones de niños en el mundo?
  • ¿Tendrán tiempo de jugar?
  • ¿Cuánto les pagarán y qué harán con ese dinero?
  • ¿Es justo que algunos niños no vayan a la escuela?
  • De mayor, ¿qué les gustaría ser? Para ello, ¿qué cosas deben de aprender?

Derechos de Imágenes: Danielle PereiraJohn Liu

Publica tus comentarios